Mientras duermes, velamos por tus sueños

  • Durante el proceso de pérdida de la vivienda, la inmensa mayoría de personas afectadas sufren insomnio.
  • Ante la situación de pérdida de la vivienda, las personas afectadas tienen dos opciones: o bien quedarse en un piso que ya no pueden pagar o enfrentarse a un desahucio. Los desahucios son situaciones traumáticas de gran violencia psicológica y a menudo también física. 
  • Al dejar sus hogares y los proyectos vitales que han construido, las familias rompen con su entorno, con sus vecinos, la escuela de sus hijos. El desarraigo forzado agrava la salud individual de las personas afectadas y supone una pérdida para la salud colectiva de las comunidades a las cuales pertenecen

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies